niño psicologo

 En muchas ocasiones nos encontramos con padres preocupados por llevar a sus hijos a terapias, la psicología infantil es diferente a la adulta y aún hoy quedan estigmas que relacionan que si llevas a un niño al psicólogo es porque tiene problemas mentales. Nada más lejos de la realidad, si bien es cierto que es imprescindible tratar problemas mentales en los primeros años de vida, también lo es que llevar a un niño a terapia infantil ayuda en la mayor parte de los casos a mejorar su gestión de las emociones, preocupaciones y les hace más proclives al éxito según varios estudios relacionados.

Es un hecho que la paternidad no es una tarea fácil, puede ser complicado entender comportamientos, necesidades y las ideas que surgen durante la niñez. En ocasiones, es muy beneficioso llevar a terapia infantil a tus hijos, ya que se tienen en cuenta criterios como su capacidad intelectual, su nivel de desarrollo, comunicación, historial así como si en su vida ha habido algún hecho fortuito que le haya podido afectar (la muerte de un familiar, etc). La mayor parte de las veces se acude a un profesional al detectar algo extraño en el comportamiento del niño como cierta irritabilidad, ansiedad, temor ante algo etc.

Algo que habitualmente preocupa a los padres es que sus hijos no entiendan el proceso y piensen que hay algo malo en ellos. Es por eso que la práctica totalidad de la metodología en los primeros procesos se obtiene a través de juegos de manera que se divierten a la vez que consiguen más confianza con la persona que les trata para determinar si existen traumas o problemas. Por tanto la técnica más utilizada es la cognitivo conductual aplicada a la infancia, que es ligeramente distinta a la que se realiza con adultos.

Hay una enorme variedad de técnicas terapéuticas que ayudan a resolver los problemas que puedan tener, ya sea en el ámbito escolar (si sufren bullying y no quieren contarlo) o personal o familiar (en muchas ocasiones los niños se comportan de forma completamente distinta frente a sus padres que en otros contextos. Por ello con la sencillez de los juegos personalizados el terapeuta conseguirá que éstos vayan reduciendo sus problemas poco a poco a la vez que crea un tratamiento a corto, medio o largo plazo que el niño no tiene por qué ver como algo negativo sino que se mezclará por completo con su rutina.

Es muy importante que exista cierta implicación del entorno del niño en cuanto a su mejora, ya sea directa o indirectamente, dependiendo del caso y su diagnóstico, este puede ser individual (sólo quien realice la terapia y el niño) o bien realizarla junto a uno de sus padres o ambos o incluso familiares, la implicación de éstos es por tanto fundamental a la hora de realizar una terapia con éxito.

La psicología infantil tiene efectos directos en un desarrollo normal tanto a nivel de comportamiento como emocional, evitar problemas que puedan derivar en otros a lo largo de los años además de mejorar la inteligencia emocional y su aprendizaje.

Si tienes alguna duda sobre el comportamiento de tus hijos o si ves algo inusual en su conducta, es muy recomendable acudir a un psicólogo especializado en terapia infantil como en Psytel. Muchos desórdenes de comportamiento puede ser corregidos o tratados en etapas tempranas de modo que no haya problemas más adelante en su vida.